lunes, 31 de diciembre de 2012

jueves, 27 de diciembre de 2012

HOMAGE OF THE SQUARE - JOSEF ALBERS

En un carta a su amigo Franz Perdekamp en Septiembre de 1947, Albers Escribió:


Color Studies for Homage to the Square
"Desde enero, he pintado un solo tema en unos setenta estudios. Lo que más me interesa ahora es ver cómo se modifican los colores unos a otros según las proporciones y cantidades. 

Me siento especialmente orgulloso cuando los colores pierden su identidad y se tornan irreconocibles. Los verdes se convierten en azules, los grises neutros en rojos violáceos, etcétera. Los colores oscuros se aclaran y viceversa. Y lo asombroso de todo esto es que empleo los colores exactamente como salen del tubo. Es una manera de trabajar muy restringida y desde luego muy unilateral. Pero tremendamente emocionante. Los colores opacos parecen transparentes sólo como resultado de la manera de combinarlos. Los colores ligeros pesados y al contrario, los brillantes, mates."
In a letter to friend Franz Perdekamp in September 1947, Albers wrote:

Since January (I have painted) only one theme in about seventy studies. What interests me most now is how colors change one another according to the proportions and quantities (I use)

I'm especially proud when (I can make) colors lose their identity and become unrecognizable. Greens become blue, neutral grays become red-violets and so on. Dark colors become light and vice versa. And what is amazing about all this is that I use colors exactly as they come out of the tube. I mix only pink and purple which don't exist in the tube. Those are the only colors in which I use white. It's an extremely restricted and certainly very one-sided method of working. But terribly exciting. Opaque colors appear transparent only as a result of the way they are combined. Light (colors) heavy and the other way around, shiny (colors) matt, etc."

miércoles, 19 de diciembre de 2012

SHAPES – HELEN BREIL

Libros sobre arcilla polimérica hay muchos, pero libros que se centren en el diseño y no en la técnica ya no son tantos.

There are many polymer clay books, but books focused on design with polymer clay and not on techniques are not so many.

Este último es el caso del libro que Helen Breil acaba de publicar. Su nombre ‘Shapes’ (formas) nos lo dice todo. La autora se adentra en la investigación de nuevas formas y líneas.

This is the case of the book that Helen Breil just published. Its name 'Shapes' tells us everything. The author delves into the search for new forms and lines.

A través de sus 180 páginas descubriremos 25 formas diferentes, que abren al artesano o al aficionado un espectro cuasi infinito para desarrollar su creatividad y aplicar su estilo.

Through its 180 pages we’ll discover 25 different forms, opening the artist or hobbyist quasi infinite spectrum to develop their creativity and apply their style.

'Art Deco' - Publicada / Published
Formas básicas enrolladas, giradas, dobladas, cortadas… explicadas de una manera sencilla y muy visual. Trucos, consejos y una introducción que hace hincapié en la manera de trabajar la arcilla muy alejada de las clásicas introducciones sobre la misma a la que nos tienen acostumbrados los libros de arcilla polimérica.

Basic shapes rolled, rotated, folded, cutted... explained in a simple and very visual way. Tips, tricks and an introduction that emphasizes in how to work the clay, far from the classic introductions which we are accustomed in polymer clay books.

Y para todos aquellos amantes de las técnicas, Helen nos regala cinco técnicas para aplicar a sus diseños.

And for all those who love techniques, Helen gives us five techniques to apply to your designs.

Es un libro sin artificios en cuanto al diseño, lo cual nos hace centrarnos en lo realmente esencial.

It is a book without artifice in design, which makes us focus on what is really essential.

Broche S/N /  Brooch N/T - Publicada / Published
Además de lo dicho anteriormente, este libro ha sido especial para mí por que Helen nos pidió, a un gran número de artesanas de todo el mundo, una colaboración para la galería del libro. No se trataba de una contribución habitual, Helen nos propuso la elección de una o varias formas de su libro para que la adaptáramos a nuestro propio estilo, creado una galería ad-hoc que daba sentido al libro.

In addition to the above, this book was special to me because a large number of artisans from around the world have been asked by Helen to make collaboration for the book gallery. There wasn’t a regular contribution, Helen offered us choice one or more forms of his book for make a free adaptation of this shape to our own style, created an ad-hoc gallery that gave meaning to the book.

De las cuatro piezas que realicé para el libro dos fueron elegidas, para satisfacción personal.

I made four pieces for this gallery and two of them have been published.

Podéis comprar el libro en el siguiente enlace.

You can buy this book here



domingo, 16 de diciembre de 2012

COLABORACIONES – FROM POLYMER TO ART

El año pasado, en Abril, tuve la inmensa suerte de participar en el Mixed Media Event que la Dutch Polymer Clay Guild organizó en Houten (Paises Bajos). Allí, además de compartir cuatro días llenos de arte con personas de inmensa valía (como mi amiga Petra) conocí personalmente a Saskia y a Marjon, responsables de la revista FROM POLYMER TO ART.


Last year, in April, I had the great luck to take part of the Mixed Media Event that the Dutch Polymer Clay Guild organized in Houten (The Netherlands). There, in addition to share four days with people plenty of art (as my friend Petra) I met Marjon and Saskia, the persons in charge of the magazine POLYMER FROM TO ART.

Las dos me ofrecieron la posibilidad de escribir un artículo para uno de sus números. Cómo yo no soy muy de rosas elegí el color dorado.

Both offered me the opportunity to write an article for one of their numbers. Because I’m not ‘pinky’ I choose gold.

Hace unos días salió a la venta este número en el que os presento un proyecto en el que combino arcilla polimérica y alambre.

Few days ago was released the gold issue in which I present a project that combine polymer clay and wire work. This is a combination of materials which is ever more present in my work.

El tutorial en cuestión es un paso a paso para hacer uno de mis anillos ‘Grappolo’.

The tutorial in question is a step by step to make one of my 'Grappolo' rings.

Este tipo de colaboraciones es un privilegio, no solo por estar en una publicación que se distribuye por todo el mundo, si no porque compartir páginas con las artistas que firman este número es en si mismo un gran regalo.

This type of collaboration is a privilege, not just to be in a publication that is distributed around the world, but because share pages with the artists that sign this issue is itself a great gift.

En este número participamos:
In this issue take part:


Para las personas que queráis adquirir la revista en España, pasad por la tienda de Alex y Noe. En Con A de Arte tenéis todos lo números.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

MUJER, NO TE JUBILARÁS EN TU PUÑETERA VIDA


Isabel tiene 72 años. Se jubiló a los 66 después de haber trabajado durante 18 en una finca de Barcelona, donde limpiaba la escalera y algunas viviendas. Este empleo fue su única opción para obtener ingresos sin dejar por ello de cuidar a sus hijos y a su suegra. Durante todo ese tiempo Isabel estuvo cotizando por una jornada laboral equivalente a cuatro horas semanales. Al presentar la solicitud de jubilación en el año 2006, ésta le fue denegada ya que, según la Seguridad Social, con las horas cotizadas no sumaba el período mínimo de 15 años requeridos para una pensión contributiva. En realidad, según el método utilizado para calcular las pensiones, Isabel sólo había cotizado tres años y para poder acreditar los 15 años que le hubieran dado acceso a una prestación de jubilación de 112,93 euros al mes debería haber trabajado 100 años. En estos momentos vive de una pensión de viudedad de aproximadamente 600 euros.
En respuesta al caso de Isabel, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó la semana pasada que la normativa española sobre pensiones discrimina a los y las trabajadoras asalariadas a tiempo parcial, en su mayoría mujeres, ya que les exige un periodo de cotización proporcionalmente superior al del resto de contribuyentes. Debido a que las mujeres ocupamos una gran mayoría de los puestos de trabajo con jornada parcial, los obstáculos que nos impone la ley para obtener una pensión suponen una discriminación, aunque indirecta, por razón de sexo: a pesar de que la ley está redactada de manera neutra, afecta a muchas más mujeres que hombres y, por tanto, es contraria a la legislación sobre igualdad de trato entre hombres y mujeres en materia de Seguridad Social.
Según los datos de la Encuesta de Población Activa, en estos momentos prácticamente el 75% de los empleos a tiempo parcial están ocupados por mujeres. Además, de las personas que en la actualidad trabajan entre 1 y 9 horas semanales, el 66% son mujeres, y en el caso de jornadas entre 10 y 19 horas semanales las mujeres sumamos el 67% del total. Del total de personas contratadas a tiempo parcial, entre las que lo están para cuidar de niños o personas adultas enfermas, mayores y/o con autonomía restringida, el 96% somos mujeres; de las que tienen otras obligaciones familiares o personales, las mujeres sumamos el 94,3%, y de las que no consiguen encontrar un empleo a jornada completa, las mujeres constituimos un 71,16%. Estos datos, así como la historia de Isabel, nos obligan a realizar tres reflexiones.
En primer lugar, efectivamente, tal y como viene denunciando la economía feminista desde hace tiempo, y como reconoce ahora el tribunal europeo, la responsabilización histórica y presente de las mujeres del trabajo doméstico y de cuidados explica en gran medida nuestra concentración en empleos precarios, incluyendo los de jornada parcial, y, a su vez, muestra nuestra mayor dificultad para acceder a derechos sociales como una jubilación digna o prestaciones de desempleo en igualdad de condiciones que los hombres. Y no vale decir que eso está cambiando con las nuevas generaciones porque, si bien es cierto que esta segregación de jornadas se da de manera más agudizada entre las personas más mayores, en la actualidad casi un 80% de las personas entre 35 y 39 años de edad contratadas a tiempo parcial son mujeres. Dicho de otro modo: no es tanto una cuestión generacional como que cuando las mujeres empiezan a asumir responsabilidades de cuidado pierden de manera importante presencia en el mundo laboral.
Ante este escenario, quizás las leyes no siempre nos discriminan directamente pero, como resultado de su indiferencia hacia las desigualdades de género reproducidas cada día en la sociedad, sitúan a las mujeres en una posición de extrema fragilidad ante políticas que, cabe decirlo, socavan cada día más los derechos y el bienestar del conjunto de la ciudadanía. Sin ir más lejos, la prestación diaria por desempleo de las mujeres (25,68 euros) es un 15,6% inferior a la de los hombres (30,42 euros). Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, además, el número medio anual de días de recepción de la prestación por desempleo es, en el caso de las mujeres, un 10% menor que el de los hombres. Las mujeres, a su vez, somos receptoras únicamente del 41,1% de las prestaciones contributivas por desempleo y, en cambio, sumamos el 64,67% de personas beneficiarias de la Renta Activa de Inserción y el 86,2% de pensiones asistenciales. En el caso de la población extranjera, las mujeres reciben un alarmante 35,16% de las prestaciones por desempleo y tan solo el 33,6% de las que son contributivas.
En segundo lugar, cabría preguntarse sobre las razones que nos sitúan en una situación de desventaja, las cuales, en mi opinión, pueden encontrarse en el ámbito de lo político, lo económico y lo ideológico. Si bien el Estado ha contribuido históricamente a perpetuar las desigualdades sociales de género, dicho papel se profundiza en el actual contexto de crisis y, no solo se diseñan políticas contrarias (tanto directa como indirectamente) a los intereses de las mujeres (supresión de escuelas infantiles públicas, eliminación de la prestación para madres trabajadoras, privatización de los servicios de atención a las mujeres víctimas de género, etc.) sino que se congelan o erradican las que podrían contribuir a la reducción de nuestra discriminación. El rechazo de los gobiernos del PSOE y del PP a ampliar el permiso de paternidad sería un buen ejemplo de ello. El mercado laboral, por otro lado, se sigue resistiendo a promover la conciliación laboral, personal y familiar de las mujeres trabajadoras asalariadas, así como la corresponsabilidad entre hombres y mujeres, y promueve jornadas laborales cada vez  más precarias y volátiles. En último lugar, en el terreno cultural se sigue atribuyendo a las mujeres la responsabilidad del cuidado y, de esta manera, se normaliza nuestra exclusión del mercado laboral y de numerosos derechos laborales y sociales. A corte de ejemplo, según los datos de la Encuesta de Empleo del Tiempo, sigue existiendo una diferencia de género importante en la participación en el trabajo no remunerado de 17 puntos porcentuales (74,7% los hombres y 91,9% las mujeres). En lo que se refiere al trabajo doméstico, el tiempo dedicado por las mujeres continúa superando al de los hombres en más de dos horas.
En tercer lugar, sabiendo que la discriminación de la que seguimos siendo víctimas en el ámbito familiar refuerza nuestra vulnerabilidad en la arena laboral, y aceptando que esta tensión dialéctica se ve reforzada a diferentes niveles que van desde lo ideológico a lo político pasando por lo ideológico, considero imprescindible que nos planteemos dos últimos interrogantes. Por un lado, ¿Quién, qué y cómo decide que las mujeres hemos venido al mundo para cuidar y, como resultado, a ser ciudadanas y trabajadoras asalariadas de segunda? Y por el otro, ¿Quién, qué y cómo decide que los derechos sociales se derivan exclusivamente de participar formalmente en el mercado laboral conocido como productivo?
No sólo es dramático que Isabel se quedara sin pensión por ocupar el único tipo de empleo y jornada que le permitía seguir desempeñando el rol de cuidadora que la sociedad tan amablemente le impuso por el mero hecho de nacer mujer, sino que lo es aún más que esta misma sociedad no reconozca como fuente de derechos trabajos tan importantes como el cuidado de las personas pequeñas, enfermas o mayores; trabajos, no olvidemos, que, ante el desmantelamiento del Estado de bienestar dirigido por los mismos políticos que reforman la ley de las pensiones, las mujeres volvemos a cargar sobre nuestras espaldas tengamos 36 años como una servidora o 72 como Isabel. A este paso, no nos engañemos, no nos jubilamos en la puñetera vida. Ni trabajando 37 años ni trabajando cien.
Sandra Ezquerra - eldiario.es - 01/12/2012

lunes, 3 de diciembre de 2012

I ENCUENTRO ARCILLERO EN VALENCIA

Trabajando
Será el primero de muchos, Mónica y yo lo sabemos. Lo de este domingo fue muy especial. Finalmente fuimos 27 personas y algunas se quedaron fuera. Unas porque no podían asistir y otras por falta de espacio en la sala.

El encuentro lo realizamos en Las Naves, que son unas salas de uso polivalente que pertenecen al ayuntamiento de Valencia y que están situadas cerca del Puerto.

El programa del encuentro quedó de la siguiente manera:

10:00 – Recepción y acreditación
11:00 – 1er taller: ¡Arrúgalo! – Ana Belchí
12:00 – Café y pastas. 14:00 – Muestra tu trabajo.
15:00 – Comida
16:30 – Intercambio de piezas
17:00 – 2º taller: ‘Visita a la Patisserie’ – Moon Rose
18:00 – Café y pastas.
20:00 – Despedida.




Os dejo aquí algunas fotos para vuestro disfrute.

Atendiendo

Llenando los hornos - Ni se sabe cuántas hornadas pusimos.

Los tres hornos a pleno funcionamiento

Gran parte de las asistentes - Son todas las que están pero no están todas las que son.

Para todos aquellos que no habéis podido asistir, os recomiendo que esteis pendientes porque volveremos a organizar otro en breve. También podéis escribirme a ana@anabelchi.es para que os mantenga informados de las novedades.