sábado, 30 de abril de 2011

POR QUÉ ESCRIBIR UN BLOG O 365 TROZOS DE MI


Me propuse escribir un blog en un momento de mi vida en el que no veía salida alguna salvo desaparecer.

Llevaba años sufriendo diversos tipos de maltrato y estaba absolutamente convencida de que no tenía nada que decir, que no servía para nada, que no merecía un lugar en el mundo. Tenía la certeza de que sólo era capaz de infringir daño a los demás.

Durante meses y deliberadamente, dejé de tomar la medicación antidepresiva, convencida de que así sería capaz  de dar el paso. Planifiqué cuidadosamente mi suicidio y me pinté la cara con la máscara de la normalidad. Nadie en mi entorno se dio cuenta de lo que estaba pasando.

Dejé de comer, pasaba días sin probar bocado. Quería sentirme débil, lo necesitaba para dar sentido a mi plan. Me encerré en mi habitación. Lloré, lloré tanto que la mayoría de los días no podía ni abrir los ojos. Dejé de hablar. Me convertí en una sombra.

Y lo intenté y me pillaron.

Y comenzó otro calvario: el de asumir los errores propios, la propia soledad. El darme cuenta de que todo aquello que me ocurrió debe guardarse como un secreto, porque no será entendido, porque se me culpabilizará más allá de la responsabilidad propia.

En aquellos días, prometí no volver a hacerme daño, al menos, durante unos meses. 

Me convencí a mi misma de que quizás pudiera apartar de mi mente los pensamientos suicidas escribiendo y así surgió 'De qué callada manera'. Intenté agarrarme a la vida escribiendo una entrada al día durante un año y hoy se cumple ese año.

Si miro hacia atrás, si hago balance, veo (con cierta claridad) el caos emocional en el que estaba inmersa. Lo cierto es que hoy no es mucho mejor, pero al menos empiezo a asumir que la soledad, la tristeza, la culpa o el miedo, forman parte de mi. Son mis fieles amantes.

Sé que no río como antes. Aunque en mi cara se dibuje una sonrisa no la siento en mis entrañas. Mis pasiones ya no son torbellinos incontrolables, no me producen esa felicidad que antaño vivía. No me emociono, no siento como fluye la adrenalina por mi cuerpo.

Sin embargo, algunas veces y sólo algunas, me siento en el salón de casa, miro a Tony, a Marc, paso la mano por una de mis piezas de arcilla, me siento satisfecha y pienso que eso debe ser crecer.

No sé que rumbo tomará el blog, ni siquiera cual será el de mi vida, como decía Escarlata O'Hara en 'Lo que el viento se llevó': 

- Ya lo pensaré mañana.

Gracias a todos lo que leéis a diario las palabras de quien se volvió loca.

8 comentarios:

Noe dijo...

la soledad, la tristeza, la culpa o el miedo no son parte de ningún ser humano y mucho menos fieles amantes. Aunque bien cierto es que son esos estados anímicos, tan propios del romaticismo, los que nos descubren la belleza de la expresión de emociones através de la escritura. En vez de gritar y arrancar del alma el dolor....atrapamos silenciosamente en cuadernos mágicos grafismos llenos de poesía.Este es más lento camino, pero un buen camino de autoanálisis hacia el reencuentro de ese ser feliz y divino que somos cada uno de nosotros. Este tema me daría mucho de que hablar, pero sólo quiero decirte que seguramente el final de este blog llegará sin tu pretenderlo, en su debido momento, desaparecerá un blog y habrá recobrado la energia positiva, y sin esfuerzo, una bellísima persona con una linda sonrisa. piensa en si quieres seguir sintiendote débil para dar sentido al sinsentido o sigue pensando lo gratificante que ES CRECER.Alguna vez sentí como tu sientes y ahora río como cuando reía de niña, antes de cumplir 8 años, ahora tengo 30 y sé que cuando tenga 35 mi risa volará mejor. ;)

Iguru dijo...

Bon dia cariñete
Tu levanta la cabeza ponte esa maravillosa sonrisa y adelante pisando fuerte mi niña
Y aqui tienes unas brazos para un abrazote de osos, y un hombro para que lo llenes de mocos.
Muchos besos cielo y Felicidades que hoy es tu dia como mami de esa preciosidad

almudena dijo...

Ana, no sé que decir, creo que te lo habrán dicho todo y que también estarás algo cansada de escuchar los consejos que te dan, si ves que estás creciendo sigue por ahí no dejes querer por la debilidad de dejarte caer.
Besos

beasabine dijo...

-ya lo pensarás mañana...pero vive a tope el "hoy".
Animos.

Belén dijo...

Yo te agradezco mucho que hayas comenzado este blog, te agradezco que escribas en el cada día, te agradezco que de vez en cuando pases a visitar el mío y me dejes algún comentario de esos que animan a seguir trabajando.
Y agradezco a la arcilla haberte conocido...
Nena, tu vales mucho!!!! Un besazo

Noelia Contreras dijo...

Ana no se que decirte porque yo no es que sea un ejemplo de persona fuerte y luchadora ... solo quiero que sepas que no estás sola y que puedes contar conmigo para lo que necesites.

Besotes!!

Liedchen dijo...

Eres una valiente. Despues de un año, sigues luchando para adaptarte a esas sensaciones. Por valorar poco a poco lo q tiene de bueno la vida. Eres una valiente, por no haber dado ese paso.

Un abrazo, preciosa.

carmen.-

Ana Belchí dijo...

Gracias a todas por vuestros comentarios.

Sigo luchando, día a día.

Besos
Ana.